direccion financiera
Teléfono: 91 749 80 29
O envíenos un email
05
AGO
2013

El decálogo de la financiación inversa o cómo crecer en un mercado sin liquidez

El decálogo de la financiación inversa o cómo crecer en un mercado sin liquidez

Los business angelsventure capital, fondos extranjeros, crowdfunding… son de aplicación e interés para muy, muy poquitas pymes y emprendedores.

 

Quisiera reflexionar sobre cuestiones que atañen al 99% de los pequeños empresarios. ¿Por qué, si antes disponía de dinero con facilidad, ahora me cuesta tanto conseguirlo? ¿Cómo financio mi actividad? ¿Cómo financio mi crecimiento?

Quizá el gran problema de financiación no es tanto lo difícil que resulta ahora obtener liquidez en España sino lo fácil que antes fue conseguirla. No en vano nuestra economía adolece de un problema mucho mayor de endeudamiento privado que de endeudamiento público.

Si te has endeudado demasiado con unas expectativas que luego no se han cumplido,#failNadie te va a dar liquidez para que reestructures una deuda que tu negocio no puede afrontar. Me temo que te toca echar la persiana.

Otra cosa es financiar negocios no irremediablemente endeudados. Y para ello, recuperando una brillante expresión que hace poco escuché, me atrevo a reivindicar la “financiación inversa”.

La cuestión no es tanto quién me va a dar el dinero que necesito sino cómo organizo mi negocio para que la financiación de su actividad no sea un problema. Me atrevo a defender el siguiente decálogo:

1.     No te endeudes conforme a lo que justifica tu plan de negocio. El business planpuede no cumplirse, pero las deudas siempre se acaban pagando.
2.     El dinero no está en los bancos. No está en la Administración. El único dinero sostenible y rentable es el que procede de los clientes satisfechos que te compran, que repiten y que te recomiendan en público y en privado.
3.     El pago al contado o anticipado es la mayor bendición financiera con la que te puede obsequiar tu cliente. Ofrécele descuentos o incentivos para que elija dicha opción.
4.     Los clientes que no ofrecen garantías de pago en un plazo razonable no interesan. Pásale el “caramelo envenenado” a cualquier competidor para el que la financiación no sea un problema.
5.     Si trabajas con grandes cuentas con políticas de pago habitualmente diferidas, pregunta siempre por la posibilidad del Confirming. Te sorprenderá comprobar lo habitual que resulta el anticipo de liquidez de tus facturas en condiciones muy razonables.
6.     Ante dos posibles proveedores, elige aquel que te dé facilidades de pago frente al que exige el pago anticipado. Aunque resulte ligeramente más caro.
7.     Iguala el periodo medio de tus pagos a proveedores al periodo medio de cobro a clientes. Y si puedes cobrar antes de pagar habrás logrado la magia de “financiarte con los proveedores”.
8.     Plantea tu crecimiento o internacionalización con partners o proveedores locales que asuman conjuntamente la presión de los costes de actividad y el riesgo de impago o retraso en el pago.
9.     No pagues tus inversiones al contado. Todo lo que pueda financiarte el fabricante, debe hacerlo.
10.  Huye de las subvenciones. No sólo llegan tarde sino que distraen el foco de tu atención.

Y, si a pesar de haber seguido estas diez reglas a rajatabla, tras un tiempo sigues pagando tarde a tus empleados, no lo dudes… ¡Échame la culpa a mí!

Por Jaime Estévez es fundador y CEO de Agora News.

Acerca del autor