direccion financiera
Teléfono: 91 749 80 29
O envíenos un email
25
JUL
2013

“Crowdlending”, nuevos préstamos a empresas en los que el banco no es el intermediario

  • Hay plataformas en internet que facilitan acceder a préstamos
  • Ponen en contacto directo a inversores con proyectos empresariales
  • No son bancos y no se incluyen en el Fondo de Garantía de Depósito

 

En España, como en el resto de países, hay personas con ideas para crear un negocio o ampliar el que tienen pero encuentran un importante escollo: acceder a un crédito bancario en tiempos de crisis. Según un estudio del Banco Central Europeo (BCE) publicado en noviembre de 2012, el 50% de las pymes de España aseguraban que perciben un mayor deterioro en la disponibilidad de préstamos.
Por otra parte, hay personas que tienen dinero ahorrado que no saben dónde invertir, porque descartan ‘jugar’ su dinero en bolsa, comprar bienes inmuebles, etc. Procedente de EE. UU. y Reino Unido, en España se está empezando a hablar de lospréstamos entre particulares y empresas a cambio de un tipo de interés o de una oferta dentro de la empresa que pide financiación. En inglés se conoce como crowdlending, y son figuras de intermediación financiera que, como la financiación colectiva ocrowdfunding, aún no están reguladas.

 

Inversión y préstamos a empresas

Estas fueron las principales razones que empujaron al empresario Javier Villaseca a crear en enero de 2011 la primera web de financiación colectiva para proyectos empresarialesSociosInversores. En ella ponen en contacto a empresas que buscan financiación con inversores como una “alternativa a la vía tradicional”, es decir, la banca. Los que invierten en ella pueden obtener, entre otros, unos intereses por el préstamo, que varían entre un 6% y un 20%, dependiendo del riesgo y las dimensiones del negocio.

Su base de operaciones es su página web, según ha explicado la responsable de comunicación de SociosInversores a RTVE.es, Ana Barreda. Tras un desarrollo tecnológico de la plataforma, empezaron a incorporar proyectos empresariales. Por un lado, ideas de negocio, aunque la empresa no esté creada, y proyectos ya en funcionamiento.

La inversión buscada va desde los 5.000 hasta los cinco millones de euros, de media. Por el momento han acogido 500 proyectos, tienen 1.000 inversores y se han creado 47 empresas. Han ayudado a financiar proyectos que requerían desde unos 1.000 euros hasta 60 millones. Asimismo, la plataforma se ha extendido hasta a 18 países de Latinoamérica.

Una empresa de nueva creación también dedicada a los préstamos entre particulares y empresas es la catalana Arboribus. Uno de sus cofundadores, Carles Escolano, ha indicado a RTVE.es que su plataforma, basada en internet, “facilita que las personas puedan prestar dinero a pequeñas y medianas empresas” y obtener un interés de entre el 6% y el 9% o el 10%, según decida el inversor. “Es más de lo que ofrece el banco pero hay mayor riesgo”, apostilla.

En el crowdlending las personas saben en qué invierten

 

Escolano ha destacado que ellos ofrecen una información transparente: “El inversor sabe qué financia y cuál es el resultado. En los bancos son ellos los que deciden qué financiar”. Así, ha subrayado que con plataformas decrowdlending se favorece la proximidad, que las personas puedan decidir dónde invertir su dinero directamente. Por su parte, la empresa se compromete a devolver el préstamo con los intereses en las condiciones acordadas.

Por el momento han recibido 60 solicitudes de financiación, de las cuales unas 45 cumplen con el perfil. Muy pronto comenzarán a operar con dos empresas que ya han pasado los filtros.

 

Condiciones y comisiones de las plataformas

En el caso de SociosInversores, antes de aceptar la idea, solicitan la documentación necesaria: tarjeta de identificación fiscal y balance de pérdidas y ganancias (en caso de tratarse de una empresa constituida), plan financiero, licencias y registros (en caso de patentes) y otra documentación en función de cada caso.

El equipo de analistas también comprueba la solvencia del solicitante (a través de Asnef) y analizan la viabilidad del proyecto técnica, comercial y económica; la fiabilidad del equipo de los promotores y del equipo de trabajo y las condiciones financieras que dan a los inversores. Aunque reciben una media de 30 proyectos a la semana, seleccionan mucho los que gestionarán de forma efectiva.

Una vez se incorpora la idea a la plataforma, los inversores eligen los proyectos a los que quieren aportar su dinero y la cantidad. Distinguen entre inversores con capacidad inferior o superior a 200.000 euros.

Las empresas les ofrecen participación en función del capital aportado; intereses por el préstamo; un porcentaje sobre los beneficios o trabajo, es decir, posibilidad de participar de manera activa en el proyecto -suele ir acompañado de un porcentaje de participación, apunta Barreda-. SociosInversores cobra una comisión del 5% de la cantidad obtenida por cada proyecto que finaliza el proceso con éxito.

Por su parte, Arboribus ayuda a financiarse a empresas que ya están funcionando. Primero examinan la trayectoria empresarial (en el registro mercantil y en otras fuentes de datos oficiales para saber si tienen impagos o incidencias judiciales); analizan si el préstamo que piden es coherente con la situación de la empresa y si su actividad es “razonable”.

Los inversores de Arboribus no tienen que ser profesionales ni invertir grandes volúmenes, ya que se pueden hacer ofertas de préstamo entre 20 y 2.000 euros y a tantas empresas como se desee. La plataforma cobra una comisión a las empresas en caso de conseguir la financiación y otra comisión de gestión a los inversores a medida que recuperan el capital e intereses.

 

Morosidad y garantía de depósito

En España, la morosidad del crédito concedido por la banca a hogares y empresas subió en marzo hasta el 10,47%, después de haber bajado hasta el 10,39% en el mes anterior, según datos publicados por el Banco de España.

En el tiempo que SociosInversores lleva funcionando se han enfrentado a un caso de impago frente a 47 que han culminado con éxito.

En cuanto a los casos de impago, Barreda ha apuntado que su plataforma únicamente es intermediaria y, aunque facilitan al máximo un “pacto” que incluye todos los supuestos de la inversión, no entra en el Fondo de Garantía de Depósitos, un fondo financiado por los bancos, cajas de ahorro, cooperativas de crédito y el Banco de España para cubrir las pérdidas de los depositantes en caso de insolvencia de alguna entidad financiera.

Arboribus tampoco se acoge al Fondo de Garantía de Depósitos y como ha admitido Escolano, “el inversor corre riesgos, pero decide a qué empresa y cuánto prestarle” y ellos tienen previsto hacer un seguimiento de los préstamos. “Si se dan retrasos o impagos, el inversor no paga la acción judicial, la iniciamos nosotros”.

Acerca del autor